Vacuna Antigripal, prevenir es curar

Con la llegada del invierno, aumenta la probabilidad de que los diferentes virus y bacterias puedan alojarse en nuestro organismo, siendo la prevención la herramienta más eficaz para cuidar de nuestra salud.
La recomendación de la vacuna anual antigripal ha demostrado ser una medida efectiva para el control de esta enfermedad.
Además, esta vacuna presenta una eficacia de 70% a 90% para prevenir la enfermedad no complicada en menores de 65 años. La misma vacuna es efectiva para prevenir entre el 30% y el 70% de los casos de internación por neumonía e influenza en mayores de 65 años y para prevenir el 80% de las muertes en ancianos.
Existe un rango de personas, mayores a 6 meses de edad, que deben colocarse la vacuna debido a la mayor probabilidad que tiene de contraer la gripe:

  • Todas las embarazadas independientemente del tiempo de gestión.
  • Todos los trabajadores de salud
  • Niños y adultos entre 2 y 64 años que presenten alguno de estos factores graves: enfermedades respiratorias graves, enfermedades cardíacas, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas (no hemato-oncológica)
  • Pacientes oncohematológicos y transplantados.
  • Personas con insuficiencia renal crónica en diálisis o con expectativas de ingresar a diálisis en los siguientes seis meses.
  • Síndromes genéticos, enfermedades neuromusculares con compromiso respiratorio y malformaciones congénitas graves.
  • Convivientes con enfermos oncohematológicos.
  • Contactos estrechos con niños menores de 6 meses.

A su vez, se pueden tomar medidas generales de prevención como el correcto lavado de manos y el uso de alcohol en gel.

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

Entradas Relacionadas